Yamaha

Yamaha CR-200E un pequeño receptor de muy buena calidad

Yamaha CR-200E

El Yamaha CR-200E es un receptor de 16 watts por canal fabricado en 1977. Era el más pequeño de una línea de receptores de buena calidad que conozco bien porque tuve los modelos CR-800 y CR-600 en el laboratorio. Y es precisamente porque conozco bien a sus hermanos mayores que me llamó la atención la calidad de sonido del más pequeño de la línea.

A diferencia de los modelos más grandes, tiene un circuito más simple, utiliza una sección de fuente de alimentación de voltaje único y, en consecuencia, dos condensadores para desacoplar la salida, pero quizás sea precisamente esta aparente simplicidad del circuito la que le permite ofrecer un sonido de excelente calidad.

Diagrama de cableado de la sección final y fuente de alimentación

El Yamaha CR-200E que llega al laboratorio tiene el potenciómetro de volumen que necesita ser reemplazado debido a un fuerte desequilibrio entre los dos canales. La luz del vúmetro de intensidad de señal fm y la del indicador de sintonía no funcionan.

El interior de la Yamaha CR-200E antes de la restauración

Además de las reparaciones necesarias, también se decide mejorar los componentes obsoletos para intentar sacar la máxima calidad a este sorprendente receptor.

El LED que reemplaza la bombilla fundida del indicador de sintonía

Las bombillas se sustituyen por leds de alto brillo, mientras que el potenciómetro de volumen se sustituye por un potenciómetro/conmutador Alps de 22 posiciones del mismo valor que el original (250kOhm) que ya he utilizado en otras ocasiones; funciona muy bien , tiene la cuarta conexión para control de loudness y al tratarse de un conmutador que selecciona 22 resistencias, el equilibrio entre los dos canales será perfecto. Solo es necesario realizar una pequeña modificación en el panel para que quede correctamente fijado.

Yamaha CR-200E

El panel que sostiene el potenciómetro de volumen necesita una pequeña modificación

La etapa phono emplea dos circuitos integrados TA7122 fabricados por Toshiba, un integrado en esos años muy valorado en virtud de su bajo ruido y baja distorsión armónica.

La etapa phono

El condensador de suavizado original de 3300µF se sustituye por un condensador Nichicon de 10000µF que, además de asegurar un mejor filtrado de la fuente de alimentación, asegura una buena reserva de energía muy útil en los picos musicales dada la baja potencia disponible. Los dos condensadores de salida que originalmente eran de 2200 µF se reemplazan por dos condensadores Nichicon de 3300 µF.

Yamaha CR-200E

El nuevo condensador de suavizado de 10000 µF y los dos condensadores de salida de 3300 µF

Todos los demás capacitores electrolíticos también se reemplazan con capacitores Nichicon de igual valor.

Yamaha CR-200E

Vista del interior con los nuevos componentes

Se limpian los interruptores y demás potenciómetros, después de una inspección minuciosa encendemos el amplificador y dejamos que se caliente unos minutos antes de pasar a ajustar el bias. El ajuste se realiza a través de los trimmers VR401 y VR402 para tener 8 mV (36mA) en los extremos de TP1-TP2 para el canal izquierdo y TP3-TP4 para el canal derecho.

Yamaha CR-200E

Ajuste del sesgo

Yamaha CR200E. Las medidas

La potencia medida con ambos canales en funcionamiento ha sido de 16,5 Wrms en 8 ohmios y 23 Wrms en 4 ohmios. La respuesta de frecuencia va de 32 a 85kHz -1db. La distorsión armónica total a 1kHz 10W es muy baja, alrededor del 0,03%.

Yamaha CR-200E

Respuesta en frecuencia

Respuesta en frecuencia con los tonos al max

Yamaha CR-200E

Gráfico de distorsión a 10Wrms 1kHz

Escuchar el Yamaha CR200E confirma, gracias también al proceso de restauración y a pesar de una potencia relativamente baja, que es un receptor con excelentes cualidades de sonido.

Sobre el autor

Fabrizio Rodilossi

Apasionado de la música y la electrónica, en la década de los 80 desarrollé mi carrera profesional como director técnico en la compañía Bose, en Italia, posteriormente abrí un laboratorio propio para llevar a cabo proyectos y reparaciones de equipos de audio, y me hice cargo de una renombrada tienda HIFI en Roma. En la actualidad, afincado en Barcelona, ​​continuo combinando trabajo y pasión restaurando y reparando amplificadores, preferiblemente "vintage".

Deja un comentario