Yamaha

Yamaha CA-610, una apuesta segura

El Yamaha CA-610, se lanzó al mercado en 1977, formaba parte de una bonita línea de amplificadores integrados, con el clásico gabinete de madera y un hermoso panel de aluminio donde destacaban los dos espléndidos vu-meters.

En el panel frontal del Yamaha CA-610 están disponibles numerosos controles. Bien hechos los tonos, que se pueden desactivar individualmente, presente el siempre útil filtro subsónico.

Los controles de tono del Yamaha CA-610

Destaca también el selector de salida tape out que permite grabar independientemente de la fuente que estés escuchando, y el loudness que, a diferencia de lo que estamos acostumbrados a ver en los amplificadores Yamaha, activa un interruptor en lugar de tener un ajuste continuo. La perilla de volumen es realmente bonita.

Yamaha CA-610

Primer plano de la perilla de volumen

Restauración del Yamaha CA-610

El Yamaha CA-610 que llega al laboratorio tiene el canal derecho que funciona de forma intermitente. Los contactos del relé que supervisa el encendido retardado y el circuito de protección están oxidados. El relé es limpiado minuciosamente y vuelve a funcionar perfectamente.

El relé del circuito de protección

Las dos bombillas del vumeter, como la mayoría de amplificadores con muchos años a sus espaldas, se han fundido y son remplazadas.

Las dos bombillas del vumeter

El Yamaha CA-610 también está bien hecho desde el punto de vista de los componentes, pero en cualquier caso habrá que hacerle un recap completo para poder obtener el máximo de la calidad. Los dos condensadores de suavizado de 6800 µF y 45 V se reemplazan por dos electrolíticos Nichicon de 10000 µF y 50 V.

Los antiguos condensadores de 6800 µF comparados con los nuevos Nichicon de 10000 µF

La etapa de phono utiliza dos circuitos integrados de buena calidad y bajo ruido, el TA7136P, que ya no se fabrica. Los condensadores electrolíticos de entradas y los dos de salidas se reemplazan por excelentes condensadores Wima no polarizados de 1 µF y 4,7 µF respectivamente.

Yamaha CA-610

La etapa de phono con los nuevos componentes

En la etapa de preamplificación y tonos se utilizan otros dos amplificadores integrados TA7136P. Aquí también se sustituyen los dos condensadores de la entrada del preamplificador y los dos de la etapa final por condensadores Wima de 1μF.

Diagrama de cableado de Yamaha CA-610

Todos los demás condensadores electrolíticos se sustituyen por condensadores de alta calidad de Panasonic y Nichicon.

Yamaha CA-610

El interior de la Yamaha CA-610 con los nuevos componentes

Los dos capacitores bipolarizados de 220 µF en la red de retroalimentación de los dos circuitos integrados del preamplificador y los dos capacitores bipolarizados de 4.7 µF en el circuito del vumeter se reemplazan por capacitores bipolarizados Nichicon Muse del mismo valor. Todos los interruptores y potenciómetros se limpian cuidadosamente.

Yamaha CA-610

El Yamaha CA-610 durante el ajuste del bias

A continuación, tras un cuidadoso control general, encendemos el amplificador y tras dejarlo calentar durante unos diez minutos ajustamos el offset con los trimmers VR403 y VR404. El ajuste debe realizarse para tener un valor de aproximadamente 12 mV en los extremos de TP1-TP2 y TP3-TP4 lo que equivale a una corriente de reposo de aproximadamente 25 mA.

Las medidas del Yamaha CA-610

La potencia continua con ambos canales funcionando ha sido de 47+47Wrms a 8 ohmios y 56+56Wrms a 4 ohmios. La distorsión armónica total a 10 Wrms y 1 Khz es del 0,012 %. La respuesta de frecuencia oscila entre 15 y 45 Khz -1 dB.

Distorsión a 10 Wrms en 8 ohmios y 1 Khz

Linealidad de la respuesta de frecuencia de 2 a 20Khz

A la hora de escucharlo, el Yamaha CA-610 no traicionó las expectativas y gracias a su excelente capacidad dinámica y su baja distorsión nos regaló muchas horas de buena música.

About the author

Fabrizio Rodilossi

Fabrizio Rodilossi

Apasionado de la música y la electrónica, en la década de los 80 desarrollé mi carrera profesional como director técnico en la compañía Bose, en Italia, posteriormente abrí un laboratorio propio para llevar a cabo proyectos y reparaciones de equipos de audio, y me hice cargo de una renombrada tienda HIFI en Roma. En la actualidad, afincado en Barcelona, ​​continuo combinando trabajo y pasión restaurando y reparando amplificadores, preferiblemente "vintage".