Luxman

Luxman L-230, el desafío del “Duo Beta”

Luxman es otro histórico fabricante japonés de productos electrónicos. El Luxman L-230 que pasa hoy por el laboratorio es un amplificador integrado producido a principios de los años 80. Necesita renovar los componentes más antiguos y sujetos a pérdida de calidad, limpiar los contactos de interruptores y potenciómetros. Las tres luces del panel frontal que tienen la función de señalar qué entrada está seleccionada y que al mismo tiempo funcionan como indicador de encendido / apagado no funcionan.

Luxman L-230

El interior del Luxman L-230 antes del reemplazo de componentes

Lo de las bombillas es un problema que me tienen todos los amplificadores de esta serie. La resistencia y el diodo Zener que llevan voltaje a las bombillas son de tamaño insuficiente y, con el tiempo, el diodo acaba por quemarse. Hoy en día es posible utilizar diodos LED de alto brillo por lo que lo más lógico es sustituir las tres bombillas por tres diodos LED de distintos colores. La resistencia de 270 ohm R153 se va a convertir en la resistencia de caída de los leds, el valor obviamente debe cambiarse y calcularse en base a las características de los leds utilizados, en mi caso utilicé una resistencia de 6800 ohm 3w, el diodo zener D112 y el condensador C133 deben ser removidos.

La quemadura del Zener ennegreció la placa de circuito impreso

Luxman_L-230

Uno de los LED de alto brillo utilizados

El circuito eléctrico proporciona fuentes de alimentación independientes para las distintas etapas del amplificador. La etapa phono utiliza un solo circuito integrado, el JRC 2043, considerado en aquellos años como una excelente versión de amplificador operacional, versión de bajo ruido y alto slew rate del famoso “4558”. La etapa tiene un selector “MC” que aumenta la ganancia para utilizar cartuchos de bobina móvil.

Luxman L-230

La etapa phono y el JRC 2043

El control de tonos se inserta en la retroacción de la etapa final y se puede desactivar. La etapa final utiliza un circuito denominado “Duo Beta”, una patente de Luxman, que según el fabricante mejora la calidad del sonido porque permite utilizar una tasa de retroacción más baja. A continuación podemos ver el diagrama de cableado.

El diagrama de cableado, en amarillo los componentes reemplazados.

Tras una limpieza a fondo del interior, de los contactos y potenciómetros, cambiamos todos los condensadores electrolíticos. Los dos condensadores de suavizado de la fuente de alimentación se cambian por un par de Kemet 10000µF 63V. Los pocos condensadores en serie con la señal se reemplazan por condensadores no polarizados de Wima con el mismo valor que los originales, solo tenemos dos para la etapa phono, C104a / b en la entrada y C301a / b en la salida, y C118a / b a la entrada de la etapa final.

El interior del Luxman L-230 después del reemplazo de componentes

Después de reemplazar los componentes y verificar el correcto funcionamiento del amplificador, hay que ajustar el bias. Esto se hace a través de los dos trimmers RV101 para tener un voltaje de aproximadamente 15mV en los extremos de las resistencias R138a / b (TP1-TP2 y TP3-TP4).

Luxman L-230

Ajuste de bias

Luxman L-230: las medidas

Después de ajustar la corriente de reposo pasamos a las medidas. En una carga de 8 ohm con los dos canales en funcionamiento medí a los primeros signos de clipping 23Vrms, aproximadamente 66Wrms, la potencia prácticamente coincide con los 63Wrms declarados por Luxman, mientras en una carga de 4 ohmios encontré 64Wrms (16Vrms). La respuesta de frecuencia medida es muy lineal y varía de 6 a 130 kHz a -1 dB.

Luxman L-230

Il Luxman L-230 en prueba

Grafico de la distorsión a 10Wrms

Respuesta en frecuencia a 10Wrms

En la sala de audición el Luxman L-230 ha demostrado ser capaz de competir con los mejores amplificadores integrados de su clase y más, excelente calidad de sonido y sobre todo gran potencia y dinámica que le permiten utilizar cualquier altavoz sin problemas.

About the author

Fabrizio Rodilossi

Apasionado de la música y la electrónica, en la década de los 80 desarrollé mi carrera profesional como director técnico en la compañía Bose, en Italia, posteriormente abrí un laboratorio propio para llevar a cabo proyectos y reparaciones de equipos de audio, y me hice cargo de una renombrada tienda HIFI en Roma. En la actualidad, afincado en Barcelona, ​​continuo combinando trabajo y pasión desmontando-reparando-modificando amplificadores, preferiblemente "vintage".

Leave a Comment